inicio

FOTOGRAFIA

¿Por qué limitarte a ser un usuario más?
Certifica tu conocimiento en el manejo de PC.Actualizarte en el uso de las Tic's


FOTOGRAFIA


Fotografía análoga y digital




Fotografiar niños

 

Las fotos de niños pueden dar mucha creatividad, obteniendo fotografías llenas de espontaneidad, y es preciso e dispensable que el fotógrafo sepa captar el momento en el que expresan mayor espontaneidad y dinamismo. La presencia de la madre infunde seguridad a los pequeños.

 Se recomienda no utilizar flash y aprovechar la luz natural. En algunas ocasiones el flash de relleno puede resultar útil.

 

 Hay que implicar a los niños explicándoles el funcionamiento de la cámara y del flash. De esta forma conseguiremos que no se asusten y entablarán amistad con el fotógrafo. Lo más importante es ponerse a su altura, es decir podemos realizar la toma fotográfica en cuclillas para mantenernos a la misma altura, evitando así las fotografías por encima de sus cabezas.

 

 Los primeros planos pueden ser espectaculares. Se pueden aplicar los conceptos de la técnica de retratos.

 

 Es importante que actúen de forma natural, que estén haciendo algo. Para no hacernos notar se recomienda utilizar un zoom y fotografiar desde lejos.

La foto de los niños

Los niños suelen aburrirse rápido, por lo que no se les puede hacer esperar y que estén posando durante mucho tiempo. Hay que dejarles moverse libremente para captar sus expresiones y movimientos espontáneos, que suelen durar instantes o segundos.

 

 Cualquier juguete puede resultar de gran ayuda para en tener al niño, y hacerle más natural. Las tomas fotográficas en el exterior suelen ser más fáciles de lograr, ya que el niño se olvida de la cámara y actúa con naturalidad.

Fotografiar bebes

 

Los bebes son excelentes para la fotografía, ya que son expresivos y no se preocupan por la cámara. No debemos empeñarnos en hacerlos posar, se sienten magníficamente en los brazos de su madre o entre sus juguetes, pero debemos tener paciencia para captar una expresión. Suelen sentirse incómodos bajo el calor de las luces y la sesión debe hacerse lo más breve posible.

 

Fotografiar animales

 

Resulta un poco difícil fotografiar animales. Esta dificultad se debe a la movilidad de estos. Pueden ser animales asustadizos o muy activos, lo cual dificulta su exposición.

 Para hacer buenas fotografías de animales es imprescindible armarse de una buena dosis de paciencia. En cierto modo, fotografiar animales requiere las mismas habilidades y técnicas que se necesitan para fotografiar bebés o niños de corta edad.

 

 Se les debe fotografiar por sorpresa o evitando que detecten nuestra presencia. No obstante los animales domésticos forman parte de la atmósfera familiar y su actitud tierna o juguetona inspira divertidas fotografías. Conseguir que pose un perro o un gato es bastante difícil, es conveniete situarnos a una distacia adecuada y esperar a que el animal adopte una postura que nos agrade.

Captar la imagen con rapidez

El animal se expresa con reacciones imprevisibles y espontáneas. Debemos captar la situación con rapidez.

 

 Para evitar fotos movidas, debemos utilizar tiempos de obturación breves. La luz natural es la mejor para fotografiar animales, ya que la iluminación forzada, los asusta. Los mejores encuadres se obtienen situándose a la misma altura que el animal.

 

 El uso del zoom se hace imprescindible para hacer fotos de animales asustadizos, ya que no nos podremos acercar demasiado.

 

 En caso de ser animales en movimiento, o animales veloces se recomienda utilizar un tiempo de exposición bajo (aproximadamente, 1/125).

 

Fotografiar animales en la naturaleza

 

 

Para fotografiar animales en libertad hay que tener mucha paciencia y sensibilidad. En las fotos de animales hay que seguir las mismas pautas que en las personas, descubrir la personalidad y tratar de plasmarla. No podemos pedir a un animal que sonría, o que se esté completamente inmóvil, o que se coloque en un lugar iluminado en la dirección que nosotros queramos. Debemos esperar y aprender a anticiparnos a su comportamiento.

 

 Es necesario saber determinar o transmitir sobre el animal su estado: la indefensión de un cahorro recién nacido, la nobleza de un león o la ternura de una cría de mona. Debemos buscar la composición, la luz y el encuadre que resalten estas cualidades invirtiendo el tiempo que se precise.

 

Los pájaros o aves que viven en parques, en jardines o en estanques están acostumbrados a la presencia del hombre. Camuflándose entre hojas, matorrales y la vegetación del hábitat, resulta bastante sencillo tomar buenas fotografías.

 

 Los animales en cautividad, que sen encuentran en el zoo, o e un safari, se puede fotografiar acercándose con prudencia. Normalmente no temen al humano

 

 Para evitar barrotes u otros elementos indeseados, hay que elegir un punto de toma alto y abrir mucho el diafragma, para disminuir la profundidad del campo.

 

Es preciso tomar las fotografías con un teleobjetivo, para evitar acercarnos demasiado y asustarlos.

 

 

Fotos de paisajes: primaverales y veraniegos

 

Fotografiar paisajes no supone demasiada dificultad técnica, más bien creatividad. Son importantes: el encuadre, la luz, las condiciones atmosféricas y las variaciones cromáticas.

 

 Un paisaje singular viene dado por el contraste de los colores y la armonía de sus curvas, la convergencia de las líneas, la perfecta combinación de formas y colores, asó como la repetición rítmica de los elementos.

 

 Las estaciones influyen sobre una imagen. En primavera los colores son brillantísimos, mientras que en verano la vegetación se seca y conviente por tanto aprovechar las horas de la mañana cuando el rocío intensifica los colores.

Fotos de paisajes: otoñales

 

En otoño el paisaje asume tonalidades cálidas y doradas, en esta estación se pueden realizar tomas espectaculares. Las mejores condiones de luz se encuentran por la mañana antes de las once y por la tarde después de las tres. La luz tiene una angualción que ilumina los contornos, como la superficie de los objetos.

Fotografiar paisajes: invernales

 

El invierno, con sus días fríos, favorece la fotografía de extensos paisajes.

 Técnicamente sólo hay que tener en cuenta:

 La apertura de diafragma ha de ser pequeña (número f alto), para obtener una profundidad de campo y ver nítida toda las escena.

 

 Distancia focal pequeña (zoom bajo), para obtener imágenes panorámicas. Es además más sencillo enfocar si tenemos objetos intermedios.

 

 Aplicar la regla 1/3 - 2/3 para situar el horizonte en los tercios de la fotografía. Hay casos, por ejemplo con reflejos en lagos (imagen derecha), en los que no se tiene porqué utilizar esta regla.

 

Fotografiar la llanura

La llanura, es una fotografía en una zona abierta , debe comunicar sensación de espacio y libertad. El cielo domina la extensión y se resalta, bajando la línea del horizonte. El buen punto de la toma, debe ser bastante alto, para evitar que se superpongan las líneas de fuga del paisaje.

 

 Los elementos significativos, como las alpacas, y demás vegetación o animales pastando evidencian la bastedad de la llanura. Los muros y vallas fragmentan el paisaje crean interesantes motivos geométricos.

Fotografiar el bosque

 

Los diferentes elementos que conforman el bosque, resultan muy confusos. Hay que buscar un claro o algún detalle que podamos aislar.

 

 Son de especial interés los contrastes creados por las diversas especies de árboles que lo forman.

 

 La luz se filtra a través de los árboles, creando sensaciones entre la luz del sol y las hojas muy especiales. Las hojas de los árboles retienen la luz roja y pueden provocar una dominante verde en la imagen. Si se produce esto, es conveniente colocar al objetivo un filtro de corrección 20 de rojo o de magenta. Las diferentes especies de árboles en el mismo bosque crean contrastes interesantes.

Fotografiar el mar

 

Captar la atmósfera de un paisaje marino, no es nada fácil. Los reflejos producidos por el agua, las condiciones atmosféricas la hora del día, influyen de modo determinante en el efecto de la imagen.

 

 Las olas chocando contra las rocas forman apasionantes escenas en el agua. Para congelar el movimiento, se ha de utilizar un tiempo rápido (mínimo 1/250 seg). El filtro polarizador elimina los reflejos, y crea imágenes saturando el color del cielo y el mar.

 

Fotos de paisajes: La nieve

 

Las inmejorables condones ambientales para fotografiar paisajes nevados, se dan con un cielo y sol directo. Para establecer la exposición correcta hay que realizar una medición sobre una cartulina de color gris, porque tanto el cielo como la nieve, con su intensa luminosidad falsean el cálculo de la exposición.

Fotografiar la niebla

Las imágenes se obtienen con la luz del sol oblicua, ya que éstas, forman sombras alargadas que ponen en relieve la profundidad del paisaje y la suavidad de la nieve.

 

 Cuando se realiza una fotografía en cotas muy altas, es aconsejable utilizar un filtro ultravioleta para evitar las sombras azules y otro filtro polarizador para saturar el cielo.

 

Fotografiar la bruma

 

La niebla se posa en los valles, por lo que suele ser suficiente bajar unos ciertos metros para disfrutar de un espectáculo ambiental. Tiene el aspecto de un mar tranquilo en el cual sólo despuntan los elementos más elevados de la ciudad o del campo.

 

 La bruma que se concentra en los valles, entre las montañas, o encima del agua, permite realizar unas fotos atractivas y espectaculares.

 

Hacer fotos al cielo

 

 

El cielo, tantas veces inmóvil en nuestras fotografías, es un elemento fotográfico con gran capacidad de sugestión. Las nubes y las horas lo transforman continuamente. Se convierte de una tonalidad rosa al alba, azul intenso durante el día y rojo intenso a la puesta del sol. Nubes suaves y nubarrones tempestuosos visten de forma elegante y espectacular una composición fotográfica, en las cuales se puede hacer navegar lo inimaginativo y producir una fantasía majestuosa.

 

 Las nubes, delante del sol crean fuertes contrastes.

 

 

Fotografiando el crepúsculo

 

La imagen por excelencia, la puesta de sol, colorea con tintes cálidos. Ideal para siluetear un plano o imagen. Las imágenes más interesantes se toman cuando las nubes cubren parcialmente el sol creando así un fuerte contraste. Las aguas en el crepúsculo se reflejan cómo un espejo y se funden en el cielo.

Fotografiar rayos, arco iris

 

 

El arco iris: Los magníficos colores del arco iris son producidos por la refracción de los rayos del sol, en las diminutas gotas de agua suspendidas en el cielo. El mismo fenómeno se puede ver cerca de alguna cascada o de una fuente. Para una correcta toma fotográfica, hay que valorar la luminosidad del cielo y efectuar más de una exposición.

Rayos: Los rayos son particularmente difíciles de fotografiar. La cámara debe estar montada sobre un trípode y orientada en dirección a la parte del cielo de donde se producen frecuentemente descargas eléctricas, o más bien dicho destellos. El obturador deberá permanecer abierto hasta la desaparición del destello. Si se dispara en un momento cualquiera y se mantiene el disparador pulsado, es decir, el obturador abierto, en el instante en que aparece un relámpago éste se imprime en la película y se deja de disparar. Si se desea, se pueden combinar varios relámpagos manteniendo el disparo durante el tiempo necesario para que aparezcan éstos o utilizando multiexposición.

 

Hacer fotos al agua

 

 

El agua llega a crear efectos realmente espectaculares y sorprendentes.El agua resulta muy agradecida en las fotografías. Es sencillo retratar el movimiento de ésta en una fuente o un río, pero siempre queda la elección del fotógrafo o aficionado cómo hacerlo.

 

 Si la supeficie del agua está encrespada por el viento, la reflexión produce efectos muy particulares que pueden acentuarse más, usando un diafragma muy abierto.

Reflejos interesantes con el agua

 

Se puede llegar a congelar el movimiento del agua utilizando un tiempo de exposición muy reducido,( 1/250. )

 

 También se puede hacer una exposición larga, ( 2 segundos), para difuminar el agua. Para ello es necesario un trípode.

 

 En caso de fotografiar gotas, se les puede hacer brillar utilizando el flash.

 

El motivo reflejado resulta siempre menos luminoso que el real, por este motivo es necesario exponer de modo correcto para desacar uno u otro.

 

 Resultan muy estéticas las gotas de agua de cerca.

 

La macrofotografía

 

 

 

La macrofotografía se define también como fotografía de acercamiento. Este tipo de fotografía nos ofrece grandes satisfacciones. En muchas ocasiones, nos encontramos con imágenes que parecen no tener sentido y acercándose a ellas nos muestran detalles realmente impresionantes. Observando atentamente la naturaleza, se descubren maravillosos detalles que a menudo pasan desapercibidos.

 

 Para adentrarse en este mundo de lo pequeño existen mecanismos y soluciones con las cuales podemos obtener unos buenos resultados. En el fondo el funcionamiento de estos accesorios consiste en reducir la distancia mínima de enfoque. Es conveniente emplear ópticas fijas en vez de zooms, ya que la utilización de estos es más compleja y en ocasiones dan peor calidad.

 

El equipo de la macrofotografía

 

Los principales accesorios son: Los tubos de extensión, el fuelle, lentes de aproximación y anillo inversión y objetivo macro.

 

Los tubos de extensión: Tienen la particularidad de separar el objetivo con extensas fijaciones de la cámara, estos se colocan en el cuerpo como si se tratase de un objetivo y a ellos se acopla el objetivo, y es indispensable partir de una cámara de objetivos intercambiables. Estos tubos pueden encontrarse en diferentes tamaños, la opción más habitual es la que contiene tres medidas distintas, facilitando la opción de usarlos individualmente. En algunos se pierde el automatismo del diafragma.

El fuelle: Es muy parecido a los tubos de extensión, dado que se coloca entre la cámara y el objetivo, pero separándolos a la justa medida que necesitemos (ya que es graduable) disminuye o aumenta la distancia entre el objetivo y el plano de la película a través de una estructura protegida de la luz. Esta es su principal ventaja respecto a los tubos ya que no nos obliga a usar medidas prestablecidas.

 

 Estos suelen suministrar unas tablas de datos que nos informarán del aumento de exposición según la distancia de separación.

 

 Algunos fuelles permiten conexiones mecánicas o por doble cable disparador entre el cuerpo y el objetivo. Para acceder simultáneamente al obturador y diafragma, si no tiene estas opciones, deberemos preparar la fotografía con el diafragma completamente abierto para obtener la máxima luz posible para poder encuadrar, enfocar, (ya la extensión que permite el fuelle nos hace perder mucha luz) y diafragmar antes de la toma.

 

 Con un fuelle, el rendimiento óptico de un objetivo se ve seriamente afectado, por lo que resulta importante la calidad y construcción de este, que debería ser un objetivo macro.

Lentes y objetivos de macrofotografía

 

 

Lentes de aproximación

 

Las lentes de aproximación son el sistema más fácil de utilizar y el más económico para realizar fotografías de acercamiento. Estas se enroscan en la parte frontal del objetivo y funcionan como una lupa. Una de sus ventajas es que al ser de vidrio transparente, no existe pérdida de luminosidad.

 

 Las lentes de aproximación se caracterizan y a su vez se encuentran por un número: 1x,2x,3x,4x, que coincide con el de su potencia, esto es su distancia focal expresada en dioptrías. Es posible utilizar dos o más lentes unidas y su valor final será el de la suma de ambas, aunque debemos tener cuidado de no pasar de valores superiores a las seis dioptrías, si queremos obtener imágenes de cierta calidad.

 

 Además el uso de más de dos lentillas afectará el ángulo de visión del objetivo provocando muescas en los bordes de las fotos. El inconveniente de las lentes de aproximación y de otros accesorios en la fotografía de acercamiento, es que la profundidad de campo se reduce notablemente, haciéndose muy crítico el enfoque, por lo que es fundamental emplear diafragmas muy cerrados.

 

 Esto se puede superar también usando películas rápidas o muy sensibles. Si llegamos a utilizar la misma lente con diferentes objetivos, el acercamiento que obtenemos será mayor cuando mayor sea la longitud focal de éste, menor será la profundidad de campo disponible.

 

 La relación que existe entre la dimensión real del motivo fotografiado y la de su imagen sobre el plano focal se deonomina relación de reproducción (RR)

Anillo de inversión

 

El anillo de inversión es un accesorio muy útil para realizar tomas muy ampliadas. ES una arandela que tiene por un lado el anclaje de la montura para nuestra cámara y rosca en el otro. La utilización se basa en colocarlo en el cuerpo de la cámara y roscarle el objetivo por su parte frontal.

 

 Con esta arandela conseguiremos directamente una proporción de tamaño real (escala 1:1), es decir, el tamaño del original a fotografiar es igual que el proyectado sobre el plano de la película, sin perder luminosidad. El principal problema de este método de acercamiento radica en que perdemos toda comunicación entre cámara y objetivo, pero es un elemento muy económico

Los objetivos macro

 

Son objetivos que, por sus características, permiten por sí solos tomar una fotografía aproximadamente a tamaño real, proporción de escala 1:1. Estos objetivos están libres de aberraciones ópticas para este tipo de acercamiento, lo que los convierte en la mejor opción, sin duda alguna, en cuanto a calidad y comodidad, ya que permiten enfocar desde infinito hasta 1:1. Normalmente están disponibles en focales de 50mm (la más habitual), 100mm y 200mm

 

Flores en macrofotografía

 

 

Para crear interesantes imágenes de flores y plantas es aconsejable fotografiarlas dentro de su ambiente natural o crear condiciones similares con luz artificial.

 

 Par evitar elementos que puedan molestar, se puede aislar el motivo con un fondo uniforme o desenfocar los planos situados detrás del motivo principal. Es muy atractivo realizar una secuencia fotográfica cuando las flores se abren o se cierran. Si utilizamos una película en blanco y negro, es importante que el motivo sea de un tono opuesto al fondo, para destacar así la imagen y no confundir la composición.

Fotografiar insectos

 

 

Los insectos no son animales que se puedan fotografiar con facilidad. Es necesario tener alguna estrategia para atraerles, ofreciéndoles por ejemplo, algún alimento azucarado o trozos de pan y colocarlos lo más cerca posible de neutro objetivo.

 La iluminación en las fotos nocturnas se efectúa con una pequeña bombilla de luz puntiforme. Se pueden inmovilizar a los insectos en su ambiente natural, si se les pulveriza con un poco de éter. Se suelen adormecer y proporcionan al fotógrafo el tiempo necesario para componer la imagen.

 

Fotos naturaleza en invierno

 

 

 

La naturaleza durante la estación invernal, se manifiesta desnuda y un poco triste. En cambio, basta una helada nocturna para encontrarla al día siguiente, elegantemente decorada con sorprendentes bordados de escarcha. El hielo, además ofrece un motivo perfecto para realizar interesantes composiciones abstractas.

 

Cuando la temperatura desciende algunos grados por debajo de cero, se aconseja llevar pilas de repuesto, ya que el hielo puede inutilizar temporalmente las que están en uso. Algunas cámaras ofrecen la posibilidad de utilizar un alimentador externo que debemos mantener protegido. El frío es el principal enemigo, de las pilas, del aceite que lubrica el equipo y la película. Para mantener la cámara caliente, la llevaremos protegida bajo una superfície que la proteja, anorak, etc. y sólo la sacaremos cuando vayamos a efectuar una fotografía

 

Los glaciares y las montañas nevadas, debido al color blanco inducen al exposímetro a subexponer la escena, deberemos compensar esta sobrexposición. Con el hielo se pueden crear fascinantes fotografías incluso en los motivos más pequeños, los hace significativos

 

 

 

Fotos de la arquitectura

La arquitectura nos brinda excelentes oportunidades para la fotografía. Casas, palacios, iglesias, monumentos, multitud de detalles arquitectónicos aislados, nos impresionan por la belleza de sus magnitudes y proporciones. Pero hacer buenas fotos de arquitectura no es fácil.

 

 Un buen estudio y conocimiento de los elementos de estos estilos arquitectónicos es fundamental, junto con el dominio de una serie de puntos prácticos. La función de un edificio puede determinar la forma de fotografiarlo. El interior de una iglesia o catedral se caracterizan por la magnitud de sus elevados arcos y bóvedas, y todo el arte que desprenden estos monumentos.

 

 En las fotos de edificios, el punto de vista es muy importante también para la toma y iluminación de los frontales. Saber destacar la simetría de una construcción, o las líneas de una construcción y la forma de un conjunto de casas, es imprescindible en este campo.

 

Al tomar fotos de arquitectura, las diferentes horas del dia y las condiciones del cielo producen efectos muy distintos.

 

 La luz del sol crea en muchos casos una iluminación adecuada para realizar fotos de edificios.

 

 Para no cambiar a veces la perspectiva, una vez elegido el ángulo adecuado que deseemos para la toma, debemos montar el objetivo con la focal idónea, para hacer el motivo y completar nuestro fotograma.

 

 

El ritmo de la arquitectura.

 

 La arquitectura está llena de diseños por los diferentes materiales que incluye su construcción, en especial los edificios antiguos y las joyas históricas.

El mosaico de muchos edificios despiertan una buena toma y enmarcar algún motivo en él, como una ventana centrada entre mosaicos. Deberemos buscar también los diferentes valores tonales de cada fachada. Los rascacielos ilustran mucha profundidad y los planos de fuga nos introducen gran variedad, en lo que se refiere a un conjunto de ventanas, el encuadre nos sugiere un carácter interminable de estas estructuras.

 

 

 

Fotografiar áreas urbanas

 

 

 

En pueblos y ciudades, tanto en edificios antiguos cómo modernos, estimulan la creación de imágenes fotográficas singulares. Las formas y líneas de la arquitectura urbana constituyen por ellas mismas, interesantes imágenes. Las líneas rectas de la arquitectura moderna constituyen muchas formas geométricas que pueden contrastarse con edificios de otra época.

 Es importante saber reflejar el ambiente de los edificios o de las calles fotografiadas. Es importante tomar fotografías a través de una ventana de un piso o de un restaurante, ya que la luz ambiente es inferior a la exterior ( contraluz ). Calculando la exposición sobre el paisaje, se puede llegar a obtener la silueta de una ventana y los motivos que hay dentro

 

En la fotografía urbana, lo natural cómo lo artificial o el orden o el caos, son temas muy habituales en esta clase de fotografía.

 

 Cuando la luz escasea y se mezcla con escaparates, faros de coches, neones, ventanales, aumenta la sensación del típico frenesí urbano

Contrastes y detalles urbanos

 

El establecimiento de contrastes y comparaciones, son un buen procedimiento para reflejar lugares. Pueden albergar desde la simple relación entre barrios nuevos y viejos, hasta el enfrentamiento de estilos de vida. Las casas cuidadas, pueden compararse con otras de ruinoso estado.

 

 Detalles, otra aproximación a la ciudad es fotografiar sus detalles humanos, sin fotografiar directamente a los habitantes. Unas escaleras gastadas, los nombres de los timbres, las pintadas en una pared, anuncios publicitarios, señales, sugieren actitudes y formas de vida. Todos estos detalles resultan favorecidos si se observan juntos

 

Fotografiar interiores

 

Los espacios reducidos obligan a utilizar objetivos gan angulares, pero se aconseja no forzar la perspectiva. En condiciones normales se busca el punto de vista más lejano para utilizar una focal larga.

 

En muchas ocasiones la luz ambiente resulta escasa, y es necesario iluminar las zonas más oscuras utilizando paneles blancos espejos o la luz del flash. Cuando se utilizan lámparas de flash hay que procurar no crear sombras duras.

 

 La imagen debe resultar totalmente nítida, para ellos se ha de trabajar con diafragmas muy cerrados y crear la máxima profundidad del campo. Los tiempos de exposición son generalmente largos

 

 

En ambientes de interiores muy amplios hay que recordar que la luz de flash no cubre toda la superficie de destello. Es importante y se debe tener el obturador abierto.

 

 

Fotografiar naturaleza muerta

 

La naturaleza se define a objetos inanimados. En este campo se permite una libertad absoluta. La naturaleza muerta o bodegón es una composición artística de distintos objetos sobre fondos artificiales o superficies naturales, con el fin de crear distintas formas y luces.

 

 Debemos procurar escoger elementos relacionados de alguna forma más sencilla posible, la composición debe hacerse pieza a pieza, observando en el enfoque. Las relaciones entre objetos y con bordes del negativo son decisivas, como lo son las sombras del fondo.

 

Creación de bodegones

 

La combinación de elementos, se elige en base a los colores, tonalidades y distintas formas. Normalmente las fotos de naturaleza muerta se realizan en el estudio, aunque también en la naturaleza se encuentran composiciones con imágenes muy armoniosas y equilibradas. Viejas colecciones de objetos encima de una superficie, o en una vitrina, un escaparate, trozos de hierros, elementos de madera en la superficie del mar. La redondez de un objeto, de un tubo, una llave etc.

Iluminación y ritmo

 

En la fotografía muerta, la repetición de elementos aumenta el interés gracias al ritmo en la repetición del elemento o elementos en concreto.

 

Fotografiar deportes

 

La fotografía de deportes se mueve a gran velocidad. Las fases más importantes del deporte que se pretende fotografiar, ayuda a preveer el desarrollo de la acción y a efectuar el disparo en el momento ideal y justo, junto con la espontaneidad del fotógrafo, la cámara adecuada y la película correcta son, por lo tanto, absolutamente esenciales para poder capturar la dinámica y congelar el momento crítico en cualquier deporte.

 

 Las aguas poco profundas albergan los mejores paisajes submarinos que se encuentran al alcance de cualquier nadador provisto de tubo. Pero sin embargo, el flash de relleno siempre resulta útil.

 

 

Imágenes en movimiento

 

Para las tomas de acción, las lentes de teleobjetivo, son más o menos obligatorias para lograr un acercamiento auténtico, resultan más sensibles a la luz, muy fáciles de corregir y producen excelentes resultados diafragmando sólo 1 o 2 puntos.

 

 Un factor importante e único es el enfoque que tiene que ser a la vez rápido y preciso. Éstos no solamente se encuentran equipados con sensores controlables, que son susceptibles a su vez, a las malas condiciones de iluminación en las competencias en lugares cubiertos, sino que también se completan con el Software para enfocar los movimientos rápidos en particular. Algunas de estas lentes incluyen un estabilizador de imagen integrado. Los dispositivos electrónicos de la cámara compensan el movimiento accidental de la cámara y producen tomas con teleobjetivos manuales bien definidos.

 

El momento ideal para apretar el botón del disparador, no es durante el punto del desempeño de un atleta, sino unos segundos antes, para darle lugar tanto al tiempo de reacción del fotógrafo, cómo al del sistema de la cámara. Sólo de esta forma se puede llegar a lograr la toma deseada del momento adecuado de la acción.

 

 El dinamismo de los atletas se acentúa con la técnica del panning, que consiste en seguir el motivo con la cámara.

 

Fotografiar desde el aire

 

 (Imagen de una cámara aeorográfica, Museo Aviación de Madrid)

 

 Las fotografías proyectadas desde el aire, nos sitúan geográficamente y con frecuencia, nos permiten observar elementos muy familiares de un modo más original.

 

 Se pueden hacer desde aviones comerciales, aunque una avioneta es mucho más apropiada ya que permite controlar mejor por dónde y a que altura se está volando.

 

 Si se puede elegir entre un avión comercial, se aconseja colocarse al lado contrario del sol, y delante de las alas, frente a una ventana limpia. Las mejores imágenes se obtienen durante el despegue del avión, o bien durante el proceso de aterrizaje. Aunque desde una mayor altura, se pueden realizar tomas verdaderamente espectaculares sobre espléndidos paisajes rocosos con sus inmensos accidentes geográficos.

 

Las cámaras especiales, ubicadas instaladas en aviones a través de soportes anti vibraciones, se encuentran equipadas con varias lentes y grandes cargadores de película. Se utilizan en inspecciones de superficies extensas de terreno para cartografía, en el análisis del crecimiento de las ciudades para su posterior urbanización, en el descubrimiento de restos de antiguas civilizaciones y para observar la Tierra y la distribución de la fauna y de la flora.

 

 Las cámaras montadas en los satélites también se utilizan para este tipo de fotografía. La vigilancia y el reconocimiento militar es una aplicación especial de la fotografía aérea. Algunos satélites de reconocimiento, están provistos con potentes teleobjetivos que producen imágenes de alta definición, con los que pueden observarse automóviles e incluso objetos más pequeños.

 

 Los métodos fotográficos modernos desde satélites, que hasta hace poco eran utilizados casi exclusivamente con fines militares, de espionaje y meteorológicos, son empleados, cada vez más, por los geólogos, para descubrir recursos minerales y por las agencias de noticias con el fin de obtener al instante fotografías sobre sucesos que se producen en cualquier parte del mundo.

La fotografía aérea, está muy relacionada con el diseño y el dibujo. Enfocando casi desde la vertical, se puede transmitir información además de componer una imagen de gran interés gráfico. Si se realiza una fotografía aérea desde una avioneta o helicóptero, hay que disparar a 1/500 de segundo o más.

 

 Las fotografías aéreas son en realidad fotografías de paisajes, que se pueden tratar como si estuviéramos disparando desde un acantilado.

 

 Cuando se toman fotografías desde la avioneta, hay que buscar bien los detalles en el paisaje que tenemos delante nuestro, y crear su centro de interés. Si el cielo es atractivo o espectacular, formará parte de la composición. Hay que tener especial atención a los diseños que crean color y formas

 

Fotografiar bajo el agua

 

La vida marina es más abundante en los 10 m primeros, profundidad que alcanza el snorkel, para fotografiar mayores profundidades, es indispensable la escafandra autónoma. El mejor modo de proporcionar fondo a las fotografías, es trabajar en una cueva, condiciones óptimas en las que se hace imprescindible el flash.

 

 Cuando la visibilidad es baja, debemos acercarnos más. Para poder acercarse al máximo y no tener mucha agua en nuestro objetivo, precisamos de un gran angular.

Fotografía marina

 

Las cámaras submarinas, necesitan duna caja o carcasa herméticamente cerrada, con una ventana de cristal o de plástico delante del objetivo. Durante las horas diurnas, se pueden tomar fotografías a profundidades de hasta 10 metros. Para tomas más profundas se necesita luz artificial, como la del flash electrónico o focos. La calidad de las fotos depende de la claridad del agua.

 

 En aguas turbias o llenas de partículas, que reflejan la luz, éstas impiden hacer fotografías, excepto primeros planos. En este medio, los fotógrafos suelen utilizar objetivos de gran angular para compensar el efecto de aumento que se produce debajo del agua (todo parece estar un 25% más cerca de lo que está en realidad). Esto se debe a que el nivel de refracción en el agua, es mayor que en el aire.

 

 Captar con una cámara la belleza del mundo acuático es una actividad popular entre los aficionados al submarinismo. Las cámaras especiales submarinas, con carcasas altamente resistentes a la presión, se utilizan también para la exploración marina a grandes profundidades.

 

Las aguas poco profundas albergan los mejores paisajes submarinos, que se encuentran al alcance de cualquier bañista o nadador, siempre que se encuentre provisto de un tubo. Para nadar cerca de los peces hay que nadar muy lentamente para evitar asustarlos.

 

 También debajo del agua se realizan macrofotografías empleando lentes adicionales o tubos de extensión. El objetivo adecuado un 50 mm, es útil para fotografiar motivos bastante estáticos, mientras que para peces es preferible un focal de 105 mm.

Fotografiar el firmamento

 

 

 

Pueden tomarse fotografías del cielo por la noche con una cámara corriente montada en un trípode o con un telescopio sofisticado. El principal problema radica en que el sujeto nunca está quieto, a medida que la tierra gira sobre su eje, el campo de visión de una cámara o de un telescopio fijos barren el cielo. Las estrellas dejan un rastro luminoso cuya longitud es proporcional al tiempo de exposición. Si se utiliza una SLR, con un objetivo normal, aparecerán imágenes alargadas de las estrellas a cualquier exposición, por encima de los 20 seg. Para evitar estos rastros hay que hacer exposiciones más cortas y emplear una deriva ecuatorial que contrarrestre la rotación de la Tierra.

 

 Se entiende por devira ecuatorial, un dispositivo que da la vuelta uniformemente alrededor de un eje que debe apuntar a los polos Norte o Sur, según el hemisferio en que se esté, en 23 horas 56 minutos. En el hemisferio Norte de la Estrella polar, es una guía adecuada y sólo se aparta 1º verdadero Norte.

Cómo y donde fotografiar

 

En el ámbito de la ciencia, la fotografía ha desempeñado un papel tan importante cómo en la astronomía. Al colocar una placa fotográfica en el plano focal de un telescopio, los astrónomos pueden obtener imágenes exactas de la situación y brillo de los cuerpos celestes. Si comparamos fotografías de la misma zona del cielo, tomadas en diferentes momentos, se pueden detectar los movimientos de ciertos cuerpos celestes, cómo los cometas. Una importante cualidad de la placa fotográfica utilizada en astronomía, es su capacidad para captar, mediante exposiciones de larga duración, objetos astronómicos casi imperceptibles que no pueden ser observados visualmente.

 

 Últimamente se ha mejorado la sensibilidad de la fotografía a través de técnicas que permiten una mayor precisión de la imagen. En un proceso conocido como efecto fotoeléctrico, la luz de las estrellas libera electrones en un fotocátodo situado en el plano focal del telescopio. Los electrones liberados, se dirigen hacia una placa fotográfica para formar la imagen.

 

 Gracias a ciertas técnicas informáticas se consiguen imágenes más detalladas y exactas procedentes, en ocasiones, de fotografías del espacio exterior borrosas y alejadas. Los ordenadores digitalizan la información fotográfica y después la reproducen con una definición mayor.

 

Las mejores fotografías de estrellas y nebulosas se lograrán en noches frías y claras, se debe prestar atención a la formación de rocío en el objetivo. Para fotografiar la luna y los planetas, mucho más cercanos, suele ser preferible un cielo neblinoso, porque la turbulencia atmosférica es generalmente menor. La altura del horizonte deberá ser lo mayor posible. Lo mejor es disparar desde un punto alto y alejado de las luces.

 

 Para fotografiar constelaciones, planetas y cometas, sólo con una cámara y un trípode se puede fotografiar el cielo visible desde una latitud determinada. Una montura ecuatorial y una exposición de unos 30 min, revelará multitud de estrellas invisibles al ojo. Mapas astrales que aparecen en publicaciones especializadas nos informarán sobre lo que se en cada mes.

 

Fotografías con rayos x

 

En el campo de la investigación científica las placas y películas fotográficas, se encuentran entre los elementos más importantes para la fotografía, por su versatilidad y también porque la emulsión fotográfica es sensible a los rayos ultravioleta e infrarrojos, a los rayos X y gamma y a las partículas cargadas. La radiactividad, por ejemplo, fue descubierta al ennegrecer accidentalmente la película fotográfica.

 

 Muchos instrumentos ópticos, como el microscopio, el telescopio y el espectroscopio, se pueden utilizar para obtener fotos. Otros instrumentos, como los microscopios electrónicos, osciloscopios y terminales de ordenador, están equipados también con mecanismos para tomar fotos o con adaptadores que permiten el empleo de una cámara normal. En los laboratorios se suelen utilizar cámaras Polaroid para obtener imágenes de los resultados de la investigación con rapidez.

 

 Una de las actividades más importantes en la investigación sobre la física de partículas, es el estudio de miles de fotos tomadas en las cámaras de burbujas de los detectores de partículas, con el fin de encontrar interacciones entre ellas. Mediante el uso de películas especiales se puede fotografiar directamente el rastro o la estela de partículas cargadas.

Avance científico

 

La fotografía que capta y produce imágenes de rayos X, llamada radiografía, se ha convertido en un importante medio de diagnóstico en el campo de la medicina. La radiografía, utiliza potentes rayos X o gamma, se emplea también para descubrir defectos estructurales y de soldadura en recipientes de presión, tuberías y piezas mecánicas, en especial, aquellas que son esenciales por medidas de seguridad, como las de centrales nucleares, aviones y submarinos. En muchos casos la película, protegida de la luz en un envoltorio estanco, se aplica contra un lado del objeto mientras que éste recibe la radiación desde el otro.

 

 La fotografía de los rayos X se utiliza también para estudios estructurales de materiales cristalinos. Con el desarrollo del láser, una técnica llamada fotografía sin lente, la holografía, es capaz de reproducir imágenes en tres dimensiones.

 

La fotografía con microscopio

 

A través de un aparato, denominado microscopio, pueden fotografiarse los más variados y extraños objetos que nos podamos llegar a imaginar.

 Con un equipo relativamente modesto, puede transformarse el contenido de una zona donde se encuentran escombros, en una secuencia de fotografías llenas de color.

 

 Lo adecuado para realizar este tipo de fotografías es con una SLR, con fotómetro a través del objetivo. En otro caso se pueden utilizar fotómetros especiales, pero resulta pesado si se emplea una cámara de visor, se precisará ocultar el enfoque independiente.

 

Para realizar una fotomicrografía, en primer lugar debemos colocar la cámara sobre el ocular del microscopio, con un adaptador o un soporte. Dirigir la luz de la lámpara hacia el centro del espejo.

 

 Para aplicaciones bajas, de menos de 60 x, se ha de quitar el condensador. Si se utiliza una SLR, lo mejor es adaptar el cuerpo de la cámara al microscopio

 

Campo luminoso: Se crea transmitiendo la luz a través del espejo o de una lámpara incorporada debajo de la pletina. Esta técnica es adecuada para ejemplares translúcidos o transparentes, pero no para los opacos.

 

Campo obscuro: Hay especímenes difíciles de observar con la técnica de campo luminoso. Este tipo de ejemplares se verán más fácilmente con la iluminación del campo obscuro. Se crea, dirigiendo la lámpara oblicuamente al ejemplar, normalmente desde encima de la pletina. Los ejemplares aparecerán brillantemente contrastados contra el fondo (sales de cobre por debajo). Se aconseja quitar el espejo para que no refleje luz hacia el objetivo.

 

 El flash dentro de la microfotografía. Los ejemplares acuáticos vivos se mueven rápidamente y para captarlos conviene emplear un flash. También puede emplearse en el caso de sujetos lentos con estructuras que se agitan velozmente




Regresar al inicio



© 2011 JCFT Inc. Todos los derechos reservados.