inicio

FOTOGRAFIA

¿Por qué limitarte a ser un usuario más?
Certifica tu conocimiento en el manejo de PC.Actualizarte en el uso de las Tic's


FOTOGRAFIA


Fotografía análoga y digital




 

 

 

Durante mucho tiempo las características propias de la Fotografía (técnicas y artísticas) le confirieron a ésta un estatus hasta cierto punto elitista,  fue gracias a George Eastman y a la creación de la marca y concepto Kodak  en 1880 que el uso y difusión de este arte logró una democratización como jamás alguien se hubiera imaginado. Desde entonces la Fotografía dejó de ser un acto exclusivo de alquimistas, científicos y técnicos, convirtiéndose en uno de los artes y pasatiempos más populares y accesibles para la mayoría de las personas. Si bien el poner al alcance, prácticamente de cualquiera, la capacidad de producir e imprimir imágenes significó un hecho revolucionario en su tiempo, hoy en día algo similar sucede tal vez en la misma dimensión con la Fotografía Digital, y es que gracias a los avances tecnológicos propios de nuestros tiempos, producir una imagen o mejor dicho una fotografía nunca fue tan fácil como lo es hoy.

Comparar la fotografía análoga con la fotografía digital resulta siempre ser un debate infructuoso y agobiante, ya que tanto existen acérrimos defensores de uno como del otro lado, así como argumentos que validan la existencia y persistencia de ambos. Sin embargo en la práctica y en lo que a la Fotografía como acto de capturar o crear imágenes se refiere, importa muy poco el medio o herramienta de captura ya que lo relevante en sí es el resultado, la imagen.

 

Si bien durante algunos años la calidad inferior, característica de las copias digitales, fue el principal argumento que los detractores de la fotografía digital enarbolaron sobre todo en sus inicios, hoy es evidente que en muy poco tiempo los medios de almacenamiento e impresión análogos (película y laboratorios) serán superados por las herramientas de la era digital, acabándose así uno de los principales argumentos en contra de este método de captura.

 

La Inmediatez de la Imagen

 

En el pasado producir una sola imagen podría resultar muy costosa en términos de tiempo y dinero ya que el fotógrafo no tenía la posibilidad de acceder al resultado final de una forma inmediata, por lo que además de estar obligado a poseer un extenso conocimiento en la materia, el mismo fotógrafo se veía obligado a realizar tomas de seguridad en caso de no haber obtenido el resultado deseado. Si bien es cierto que las impresiones instantáneas de Polaroid lograron reducir la brecha en este sentido, todo buen fotógrafo sabe que el resultado final siempre variará, además de que este método sólo era aplicable a las cámaras de formato medio. Hoy en cambio cualquiera de nosotros tengamos o no conocimientos de  fotografía, tenemos la posibilidad de comprobar el resultado final de forma instantánea, con lo que viene un beneficio adicional inmediato a éste, la capacidad de mejorar el producto final. Este quizás es sin duda el mayor aporte de la inmediatez de la imagen ya que hoy en día no es necesario procesar un negativo y obtener sus impresiones para saber si nuestro resultado es el deseado o no. Hoy por hoy hacer buenas fotos y producir imágenes de calidad es más fácil que nunca.

 

La Limpieza en la Producción

 

En el pasado la producción fotográfica poseía una carga muy fuerte de ciencia y alquimia. El simple hecho de revelar un negativo implicaba en sus orígenes tener un conocimiento avanzado de compuestos, mezclas y reacciones químicas. Si bien en la actualidad estas mezclas fueron sintetizadas en fórmulas más accesibles al público en general, su manejo siempre ha sido restringido a un espacio específico al cual incluso se le  conoce como laboratorio. Así pues el manejo de estas fórmulas químicas no sólo requiere un espacio físico concreto sino que demanda un comportamiento específico por parte del usuario ya que en su mayoría, las sustancias implicadas en el proceso de revelado e impresión son sumamente tóxicas. Son muchos los casos en los que los fotógrafos reconocidos evitaban a toda costa el uso del laboratorio algunos por comodidad o repulsión y no pocos por salud.

En contraste el revelado e impresión de una imagen digital sólo nos requiere el uso de dos herramientas también pertenecientes a la era digital: La computadora u ordenador y la impresora, con lo que un fotógrafo puede no sólo abatir los tiempos de producción de una imagen sino que está exento de enfrentarse al uso de materiales tóxicos que en determinadas circunstancias podrían poner incluso su vida en riesgo y no sólo eso sino que dada la educación y conocimientos de las generaciones actuales, el manejo de estas herramientas digitales está más extendido y generalizado como jamás los laboratorios fotográficos lo estuvieron.

 

El Ahorro de Recursos

 

Si bien en el pasado de la humanidad la conciencia ecológica careció por completo de la atención y relevancia que posee hoy en día (por razones obvias). Es indiscutible que el proceso de revelado e impresión tradicional no sólo contamina nuestros suelos y mantos acuíferos -puesto que los químicos del laboratorio fotográfico carecen de un protocolo de manejo de desechos específico y estandarizado y estos por norma terminan en las alcantarillas- sino que el uso indiscriminado de recursos tan preciados como el agua, necesaria en abundancia en el proceso de revelado e impresión, llega a ser por lo general simplemente escandaloso. Si bien es cierto que en la producción y uso de cámaras, ordenadores e impresoras se ocupan cantidades inmensas de energía lo cual afecta de igual manera nuestro medio ambiente, en proporción estos recursos son menores ya que un consumidor de estos artículos no requiere un producto nuevo cada vez que decide hacer o producir una imagen.

 

 

Si bien existen argumentos adicionales por los cuales migrar de una plataforma análoga a una digital en la toma y producción de fotografías, la razón esencial por la cual todo fotógrafo debe cambiar de una a otra es que al final del día se trata simplemente de la Evolución de las herramientas necesarias para hacer fotografía, por lo que la sensibilidad, los sentimientos, los gustos y demás conceptos artísticos permanecen a salvo e inalterables. Es por ello que debemos tener en mente que la tecnología digital más que cerrar un capítulo en la historia de la Fotografía abre nuevos confines y ofrece nuevas oportunidades a la creatividad y por ende al artista

 

El arte de atrapar la imagen

 

Fotografiar significa elegir. La fotografía es un fenómeno social. De la foto de carnet a las fotografías de ceremonia o de vacaciones, los reportajes, las postales, publicidad, fotos artísticas, ... tanto la fotografía analógica como la digital asumen una gran función de documentación, interpretación, memoria histórica, de investigación social, antropológica. La fotografía forma parte de la vida colectiva y familiar.

 En familias donde existen niños pequeños, se realizan en general más fotografías. Son muchas las ocasiones en que nos encontramos con la cámara en las manos. En los últimos años, con el paso de la fotografía analógica a la digital, ha aumentado de forma espectacular el uso de cámaras fotográficas. La cámara digital ya forma parte de un dispositivo que todos llevamos en el bolsillo: el teléfono móvil.

 La fotografía, a diferencia de otras actividades artísticas como la música, pintura, etc, es asequible para todos. No obstante para llegar a conseguir resultados de un cierto valor, se necesita tener algunos conocimientos técnicos. En esta sección trataremos todo lo referente a las cámaras fotográficas, cómo se utiliza la cámara, las clases de cámaras, los objetivos, las clases de objetivos, como fotografiar, etc...

 




Regresar al inicio



© 2011 JCFT Inc. Todos los derechos reservados.